Contactos ancestrales entre el sur de Europa y África

Investigadores de la UNED y del Centro Nacional de Patrimonio Rupestre de Marruecos iniciarán en semana santa la cuarta campaña de investigación arqueológica en el Valle del Tamanart (sur de Marruecos).

1808
Representación de un elefante en Azguer | Martí Mas
Representación de un elefante en Azguer | Martí Mas

“La antigüedad del arte rupestre del norte de África plantea contactos muy tempranos con el sur de Europa durante la Prehistoria” afirma Martí Mas, director del Proyecto Tamanart y miembro del Departamento de Arqueología y Prehistoria de la UNED. De confirmarse la hipótesis sobre la que trabajan, cabría la posibilidad de contactos culturales ancestrales entre ambos continentes a través de la vía del Estrecho de Gibraltar. “A partir del Paleolítico Superior, las cronologías del arte rupestre en África suelen ser mucho más tardías que en Europa. Nuestra hipótesis es que las cronologías que barajamos en el Valle del Tamanart son mucho más antiguas de lo que se pensaba, lo que haría variar toda la visión que se tiene del arte prehistórico del norte de África” señala la arqueóloga Mónica Solís, profesora de la UNED en el Centro Asociado de Madrid.

El equipo de investigadores, formado por profesionales españoles y marroquíes, pretende obtener dataciones absolutas en esta cuarta campaña. El hecho de que las cronologías de las pinturas halladas sean superiores a lo que se había estimado en un principio podría cuestionar el eurocentrismo existente en la antigüedad del arte rupestre.

Nuestra hipótesis es que las cronologías que barajamos en el Valle del Tamanart son mucho más antiguas de lo que se pensaba, lo que haría variar toda la visión que se tiene del arte prehistórico del norte de África

Las pinturas y grabados del Tamanart tenían una función social primordial, transmitir información: “los cazadores recolectores necesitaban un amplio conocimiento del medio para sobrevivir, y esto significa conocer la naturaleza y los ciclos reproductivos de animales y plantas” afirma Martí Mas. “Es posible que también tuvieran una función simbólica que actualmente se nos escapa, pero su utilidad más evidente era cómo aprovechar los recursos de caza y recolección” concluye Mónica Solís.

Entre las técnicas pioneras que se están utilizando para obtener la antigüedad destaca el uso del oxalato como base de para la datación

La diversidad estilos que se aprecian en las pinturas del Valle del Tamanart recorre una secuencia ininterrumpida durante milenios. Entre las técnicas pioneras que se están utilizando para obtener la antigüedad destaca el uso del oxalato como base de para la datación. Al mismo tiempo el Proyecto Tamanart se encuentra en inmerso en otra campaña, esta vez de captación de fondos mediante crowdfunding, para la creación de un Centro de Interpretación e Investigación en el valle que permitirá dar a conocer y poner en valor el patrimonio del Tamanart.