La diversidad de dinosaurios que convivieron en Portugal es mayor de lo que se pensaba

Al menos cuatro grupos diferentes de saurópodos convivieron en el Jurásico Superior de Portugal, hace unos 150 millones de años. Un estudio detallado de muestras de dientes procedentes de estos dinosaurios, en el que participa la UNED, revela que la disparidad ecológica de estos dinosaurios podría ser mayor que la conocida en registros de América del Norte o África.

703
Detalle de la ornamentación de la superficie de uno de los dientes estudiados.
Detalle de la ornamentación de la superficie de uno de los dientes estudiados.

El estudio de más de 60 dientes de saurópodos del Jurásico Superior hallados en la costa de Portugal sugiere que, a pesar de que el número de especies registradas es mucho menor que en América del Norte para el mismo periodo, la disparidad de grupos que habitaron la cuenca lusitánica pudo haber sido mayor. Mientras que en norteamérica existen más especies que se incluyen en tres grandes grupos -diplodócidos, camarasáuridos y braquiosáuridos-, tanto en España como en Portugal se registra un grupo más, los turiasaurios.

“Esta diversidad podría ser parcialmente explicada por el hecho de que los ambientes en la península ibérica durante el Jurásico Superior serían más húmedos promoviendo una mayor disparidad de faunas que la registrada en el oeste de América del Norte, en el que predominan los ambientes semiáridos de tipo sabana” señala Francisco Ortega, quien dirige el Grupo de Biología Evolutiva de la UNED. El estudio, recién publicado en Papers in Palaeontology, pretende conocer mejor la diversidad de los dinosaurios saurópodos en la península ibérica mediante la descripción detallada de los distintos tipos de dientes y su comparación con el registro conocidos en España, América del Norte y África.

El equipo de paleontólogos portugueses y españoles ha reconocido, a partir de la forma general y algunos caracteres microscópicos de la superficie, cuatro tipos de dientes que se asocian a distintos saurópodos: dientes con forma de corazón (turiasaurios), dientes con forma de lápiz (diplodocoideos), dientes en forma de cuchara (camarasáuridos) y dientes en forma de espátula o de cincel (braquiosáuridos). Una diversidad congruente con la que se ha propuesto en los últimos años a partir de restos esqueléticos.

Los cuatro grandes grupos de saurópodos identificados en el Jurásico Superior de la península ibérica relacionados con su tipo de dentición. De izda a dcha, arriba: turiasaurios y diplodocoideos; abajo: braquiosaurios y camarasauriformes. Reconstrucción de Carlos de Miguel.
Los cuatro grandes grupos de saurópodos identificados en el Jurásico Superior de la península ibérica relacionados con su tipo de dentición. De izda a dcha, arriba: turiasaurios y diplodocoideos; abajo: braquiosaurios y camarasauriformes. Reconstrucción de Carlos de Miguel.

 

Esta disparidad, reconocida en este trabajo a partir de los dientes, indica diferentes procesos de alimentación, probablemente adaptaciones a consumir distintos tipos de vegetación, lo que indicaría un reparto de los nichos del ecosistema” explica Pedro Mocho, primer firmante del artículo. “Así, se puede interpretar que algunas especies se alimentarían de vegetación de menor altura (como en el caso del diplodócido Dinheirosaurus), mientras que otras consumirían vegetación de porte arbóreo (probablemente Lusotitan y Lourinhasaurus)”.

Además de esta variedad de grupos, se ha observado una marcada variabilidad morfológica en cada uno de los tipos de dientes, lo que podría interpretarse como consecuencia de las variaciones de la forma de los dientes según su posición en el cráneo, o debido a la presencia de especies aún no descritas.

La investigación se basa fundamentalmente en una colección de material depositada en la Sociedade de História Natural en Torres Vedras, Portugal. El estudio ha sido liderado por el paleontólogo portugués Pedro Mocho del Natural History Museum of Los Angeles County (EEUU) con la colaboración de investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED, de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis, de la Sociedade de História Natural, del Instituto Don Luiz y del Museu Nacional de História Natural e da Ciência (Portugal).

Dejar respuesta