Las instrucciones secretas de Fernando VII revelan su aspiración absolutista

Las instrucciones inéditas de Fernando VII a José de Palafox aportan información trascendental para entender el desarrollo de los acontecimientos que culminaron con la recuperación del trono bajo la forma de monarquía absolutista. El estudio se enmarca en una investigación de la UNED sobre el Duque de San Carlos.

2149
Fernando VII | Vicente López
Fernando VII | Vicente López

Abrazar la Constitución era la última opción que contemplaba Fernando VII a su regreso a España, según se desprende de las instrucciones que remite a José de Palafox en Valençay (Francia), donde aún permanecía confinado. La investigación, publicada en el Anuario de Historia del Derecho Español, parte del análisis de una serie de documentos hallados en el archivo del Duque de San Carlos.

En octubre de 1813 Napoleón fue derrotado en la batalla de Leipzig. Con París amenazada, el emperador decide trasladar al norte todas sus fuerzas desplegadas en la península ibérica y, para conseguirlo, se propone devolver el trono de España a Fernando VII incluyendo un pacto de no agresión. El Tratado de Valençay fijaba las condiciones para restituir el poder y era, al mismo tiempo, la manera más eficaz de evitar obstáculos para el regreso de las tropas napoleónicas. No obstante, el tratado debía ratificarse previamente en España por la Regencia y las Cortes, así que esta misión recayó en el Duque de San Carlos, consejero próximo al monarca. Sin embargo, pocos días más tarde y con un cometido similar partiría hacia Madrid un segundo hombre, José de Palafox: “Hasta ahora se venía afirmando en todos los estudios que Palafox recibió similares instrucciones secretas a las publicadas por Escoiquiz. La lectura del documento demuestra que las instrucciones nunca fueron esas y, si en algún punto parecidas, las verdaderas fueron mucho más reveladoras” señala José Alfredo Sánchez, autor de la investigación.

Las instrucciones son la confirmación definitiva del conocimiento que Fernando tenía de la situación en España, mucho mayor de lo que daba a entender

En el documento, Fernando VII previene a Palafox que no jurará la Constitución si ésta aún se encuentra pendiente de ser aprobada por las Cortes. Si, por el contrario, la Constitución estuviera vigente en España y el Duque de San Carlos ya la hubiera aprobado en su nombre, Palafox deberá guardar un “profundo silencio”. En último caso, si el Duque todavía no hubiera aprobado la Constitución aún estando vigente, Fernando VII señala que la aceptaría de manera condicionada. Siguiendo las instrucciones, Palafox también debería identificar entre el gobierno a los partidarios de un régimen absolutista y propiciar “con sagacidad y secreto” el ambiente más favorable al regreso del monarca. De este modo, Fernando le ordena “esparcir en las conversaciones particulares con maña y naturalidad las especies más propicias para aumentar el afecto que me tienen mis vasallos”. Según Sánchez Álvarez, estamos ante un rey en la necesidad de atraer apoyo a su persona, no sólo entre miembros del gobierno y las Cortes, sino de la población en general: “A través de la prensa, actos políticos, religiosos, manifiestos y utilizando prerrogativas que muchos señores tenían en sus territorios, se fue minando el orden constitucional, a la vez que se establecían las bases para recibir a un Fernando VII como rey absolutista” explica el autor: “Las instrucciones son la confirmación definitiva del conocimiento que Fernando tenía de la situación en España, mucho mayor de lo que daba a entender […]. Sabemos que realmente sí conocía de la existencia de la Constitución y su oposición a la misma; y revela con instrucciones determinadas la necesidad de atraer para su causa los apoyos necesarios, tanto de personajes relevantes como de la población en general”.

La investigación se ha desarrollado en el marco de la tesis doctoral del autor dirigida por Javier Alvarado Planas, Catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la UNED. El Tratado de Valençay no llegó a ser ratificado ni por las Cortes ni por la Regencia pero, coincidiendo con el ocaso de Napoleón, Fernando VII pudo volver igualmente a España. Al regresar, derogó la Constitución de Cádiz, persiguió a los liberales y restauró el absolutismo: “En este sentido se puede afirmar que fue más exitosa su labor en búsqueda de apoyos que la gestión misma de la ratificación del tratado ante la Regencia” concluye el autor.

Referencia bibliográfica

Sánchez Álvarez, José Alfredo. Documentos inéditos de la Guerra de la Independencia en su II Centenario (II): las instrucciones secretas de Fernando VII. Anuario de Historia del Derecho Español (2015).

Dejar respuesta