El estudio de fósiles de vertebrados procedentes de varios yacimientos de Manzanera ha permitido conocer cómo era esta zona cuando los primeros dinosaurios comenzaban a caminar por la Tierra en el Triásico, hace unos 230 millones de años. En este periodo, la provincia de Teruel estaba cubierta por mares poco profundos habitados por varias especies de reptiles marinos, hoy extintas.

En un artículo publicado en la revista científica internacional Geobios, investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED y de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis han descrito un conjunto de fósiles de diversos reptiles que han sido preparados y estudiados en detalle por primera vez desde su hallazgo en Manzanera a finales del siglo XX. La mayor parte de los fósiles corresponde a vértebras y costillas de un reptil marino llamado Simosaurus, siendo ésta la primera vez que se describen los restos de este animal en la Península Ibérica. Simosaurus pudo alcanzar más de tres metros de longitud y vivía en las aguas costeras del antiguo Mar de Tethys (precursor del moderno Mediterráneo), donde se alimentaría de peces. Los fósiles del simosaurio de Manzanera son, además, algunos de los más modernos conocidos, ya que casi todos los restos de sus congéneres centroeuropeos proceden de sedimentos más antiguos. El material de Manzanera confirma, por lo tanto, que este depredador sobrevivió cerca de las costas ibéricas del Triásico más tiempo del que se creía antes de su extinción.

Simosaurus y placodonto entre fauna marina que habitó Manzanera | Carlos de Miguel Chaves
Simosaurus y placodonto entre fauna marina que habitó Manzanera | Carlos de Miguel Chaves

Entre los fósiles estudiados también se encuentran varios elementos del caparazón de placodontos ciamodontoideos. Estos organismos marinos eran extraños reptiles que proliferaban en los mares del Triásico y eran parecidos a las tortugas, que apenas empezaban su andadura por la historia de la vida. Los placodontos tenían un modo de vida muy especializado, pues se alimentaban de moluscos y otros organismos con concha gracias a unos dientes planos muy modificados. Estos reptiles eran muy abundantes en los mares costeros de Europa, Oriente Próximo y China, pero sus restos son escasos y poco conocidos en España. Los elementos del caparazón de los ejemplares turolenses tienen morfologías muy variadas, lo que podría indicar la presencia de varias especies de estos enigmáticos animales.

Vértebra dorsal del Simosaurio.
Vértebra dorsal del Simosaurio.

También se han descrito elementos vertebrales de ictiosaurios, que son reptiles marinos habitantes de aguas abiertas (plenamente adaptados a la vida acuática) y tenían un aspecto similar al de los actuales delfines. Los fósiles se cuentan entre los más antiguos de este grupo en la Península Ibérica. Por último, se han hallado unos restos fragmentarios, pero muy informativos, que permiten reconocer material craneal de temnospóndilos (unos extintos anfibios depredadores de varios metros de longitud, habitantes de aguas dulces).

Todos estos fósiles muestran la presencia de una gran diversidad de vertebrados acuáticos, apenas reconocida anteriormente en el Triásico de la Península Ibérica debido su escaso registro fósil en este periodo geológico.

Referencia

Carlos de Miguel Chaves, Adán Pérez-García, Alberto Cobos, Rafael Royo-Torres, Francisco Ortega y Luis Alcalá. (2015). A diverse Late Triassic tetrapod fauna from Manzanera (Teruel, Spain). Geobios.

Relación de las faunas a ambos lados del Atlántico norte durante el Jurásico Superior, Diversidad de vertebrados terrestres en el Cretácico Inferior ibérico, Composición de los ecosistemas del Cretácico Superior, colaboración con el Museo Paleontológico de Elche (MUPE) para utilizar el registro paleontológico como recurso cultural en Agadez (Níger), Estudio de las faunas de reptiles Triásicos de la región Occidental del mar de Tethys y Análisis de faunas de tortugas del Cenozoico de Europa y África, así como las de cocodrilos del Eoceno ibérico.

Dejar respuesta