Hallado “el cocodrilo de Lo Hueco de grandes dientes”

Los restos de cocodrilos de Lo Hueco en Cuenca permiten definir el grupo más abundante de cocodrilos en el Cretácico Superior de Europa. Constituyen el pariente más cercano del grupo formado por todos los cocodrilos actuales. La nueva especie de cocodrilo de Cuenca Lohuecosuchus megadontos se caracteriza por presentar un cráneo ensanchado provisto de dientes hiperdesarrollados.

1203
Cráneo de Lohuecosuchus megadontos en vista
Cráneo de Lohuecosuchus megadontos en vista

La revista Plos One publica un artículo en el que se describe un nuevo cocodrilo del Cretácico Superior europeo. Este cocodrilo, al que se ha denominado Lohuecosuchus, forma parte de un grupo extinto que habitó Europa durante el Cretácico y que son los parientes más cercanos de los cocodrilos representados en la actualidad en todo el planeta.

En el artículo, en el que han participado investigadores del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED y de la Universidad de Iowa, se analizan los restos de cocodrilos procedentes del Cretácico Superior de Lo Hueco (Fuentes, Cuenca) y se revisan otros fósiles europeos. En el artículo se describe un nuevo grupo de cocodrilos, que han denominado Allodaposuchidae que incluye muchos de estos reptiles del Cretácico Superior de España, Francia y Rumania.

Los cocodrilos que habitan actualmente el cinturón tropical del planeta representan una muestra mínima de la diversidad y dispersión que mostró el linaje durante el Mesozoico. En la actualidad, los cocodrilos están formados por tres grandes grupos: los aligatores y caimanes, los cocodrilos en sentido estricto y los gaviales. Se considera que el antecesor común de todos ellos convivió con los dinosaurios en algún momento del Mesozoico. Curiosamente, el grupo al que pertenecen los cocodrilos actuales está escasamente representado en el registro fósil antes de la crisis de diversidad que acabó con los dinosaurios, por lo que la mayor parte de la información que poseemos sobre sus orígenes procede de la comparación con sus parientes más cercanos

El grupo de parientes más cercano al que forman los cocodrilos actuales habitó Europa durante el Cretácico y, de hecho, resulta muy abundante en la última parte del Mesozoico, aunque no parece sobrevivir a la extinción que se produce al final del periodo.

La información disponible sobre estos cocodrilos ha sido escasa hasta hace unos años y eso ha provocado una cierta inestabilidad en la interpretación de la historia y la diversidad del grupo.

Reconstrucción del aspecto en vida de megadontos |ilustración de Javi megadontos
Reconstrucción del aspecto en vida de megadontos |ilustración de Javi megadontos

Esta escasez parece subsanarse con el hallazgo de varios cráneos completos y una importante colección de otros huesos en el yacimiento conquense de Lo Hueco. Este yacimiento apareció durante las obras de instalación de las vías del Ave Madrid-Levante en 2007, en las proximidades del municipio de Fuentes, y ha proporcionado una enorme cantidad de restos de los animales que poblaban esta zona de la península hace unos 75 millones de años.

Entre estos restos se han recogido algunos esqueletos parciales y miles de restos de tortugas, cocodrilos y dinosaurios.

Hasta ahora muchos de los cocodrilos del Cretácico Superior de Europa Occidental se habían relacionado con un género de cocodrilo que habitó Rumania a finales del Cretácico denominado Allodaposuchus. Los cocodrilos identificados en Lo Hueco pertenecen a dos grupos diferentes, de los que se describe ahora el primero de ellos: Lohuecosuchus megadontos (“el cocodrilo de Lo Hueco de grandes dientes”).

Lohuecosuchus presenta una relación cercana con Allodaposuchus, pero también muchas diferencias con esta forma rumana. La disponibilidad de muchos restos bien preservados de cocodrilos en Lo Hueco ha permitido no solo describir una nueva especie, sino identificar caracteres diferenciales de los cocodrilos del suroeste europeo respecto a los rumanos y comenzar a analizar la diversidad de algunos cocodrilos previamente asignados a Allodaposuchus en España y Francia. En este sentido, se propone que Lohuecosuchus también está presente en yacimientos del sur de Francia y se ha descrito la especie Lohuecosuchus mechinorum para unos restos procedentes de la localidad francesa de Fox-Amphoux (Departamento de Var).

La investigación sobre los restos de cocodrilos del Cretácico Superior castellano-manchego está todavía en proceso y, el análisis de la segunda forma de cocodrilo reconocida en Lo Hueco permitirá arrojar más luz sobre como eran y vivían estos reptiles a finales del Cretácico, cuando Europa estaba poblada por cocodrilos.

 

Referencia bibliográfica

Narváez, I.; Brochu, C.A.; Escaso, F.; Pérez-García, A.; Ortega, F.: New Crocodyliforms from Southwestern Europe and Definition of a Diverse Clade of European Late Cretaceous Basal Eusuchians. PLoS One http://dx.plos.org/10.1371/journal.pone.0140679

Relación de las faunas a ambos lados del Atlántico norte durante el Jurásico Superior, Diversidad de vertebrados terrestres en el Cretácico Inferior ibérico, Composición de los ecosistemas del Cretácico Superior, colaboración con el Museo Paleontológico de Elche (MUPE) para utilizar el registro paleontológico como recurso cultural en Agadez (Níger), Estudio de las faunas de reptiles Triásicos de la región Occidental del mar de Tethys y Análisis de faunas de tortugas del Cenozoico de Europa y África, así como las de cocodrilos del Eoceno ibérico.

Dejar respuesta