Aprendizaje Colaborativo | Marcie Casas
Aprendizaje Colaborativo | Marcie Casas

Vivimos en un mundo cada vez más informatizado e interconectado. Cada día se generan cantidades ingentes de datos digitales. Muchas de nuestras acciones realizadas desde nuestros ordenadores, tablets, teléfonos móviles, con nuestras tarjetas de crédito, etc, incrementan constantemente el volumen de información. Y esta gran cantidad de datos creados y almacenados a nivel global crece exponencialmente. ¿Y qué hacer con estos datos? ¿Cómo almacenarlos? ¿Cómo procesarlos? ¿Cómo analizarlos para extraer de ellos información relevante para nuestra actividad? ¿Cómo acelerar el acceso a los datos? La tecnología Big Data se centra en responder estas cuestiones.

Tanto los volúmenes de datos con los que trabaja esta tecnología como su gran variedad de tipos (datos semiestructurados y no estructurados) y la velocidad de procesamiento de datos, muchas veces requerida en tiempo real, exigen de un almacenamiento de datos inteligente, un almacenamiento analítico de los datos que sea capaz de tratar la información de una forma diferenciada. El Big Data ya presenta soluciones para esto.

Pero no sólo la cantidad de datos es lo que importa en Big Data, si no lo que se puede hacer con ellos. Un buen análisis de Big Data permite a muchas empresas y negocios reducir costes, reducir tiempos, desarrollar nuevos productos o ayudar en la toma de decisiones. Un análisis adecuado puede mejorar de forma sensible la gestión de nuestra actividad, ya sea pública o privada. Este hecho permitirá realizar predicciones en multitud de campos, así como encontrar correlaciones o sinergias difíciles de detectar de otra manera.

Con el auge del Big Data, el perfil del data scientist, analista de datos o experto en Big Data representa una de las profesiones emergentes y más prometedoras del siglo XXI, según la revista Harvard Business Review. También hay informes que aseguran que las ofertas de trabajo relacionadas con esta materia han crecido de forma exponencial en los últimos dos años, siendo los científicos de datos una de las profesiones más demandadas por las empresas.

Según un estudio elaborado por la escuela de negocios OBS Businnes School sobre Big Data en 2015, el volumen de datos generados en 2014 se ha multiplicado de forma incremental. Tanto es así que en un minuto, en Internet se generan 4,1 millones de búsquedas en Google, se escriben 347.000 twitts, se comparten 3,3 millones de actualizaciones en Facebook, se suben 38.000 fotos a Instagram, se visualizan 10 millones de anuncios, se suben más de 100 horas de vídeo a Youtube, se escuchan 32.000 horas de música en streaming, se envían 34,7 millones de mensajes instantáneos por Internet o se descargan 194.000 apps. En total, en un minuto se transfieren más de 1.570 terabytes de información.

Big Data | r2hox
Big Data | r2hox

El porcentaje de compañías privadas e instituciones públicas que invierten en proyectos de Big Data es cada vez mayor, puesto que se ha demostrado que es un gran aliado en la mejora de la experiencia de cliente y en la mejora de la eficiencia de la actividad o el sector donde se aplique. Uno de los sectores más implicado ha sido el sector del transporte, seguido de las instituciones dedicadas a la salud, a los medios de comunicación, los seguros, la banca, las comunicaciones y el comercio minorista.

En general Estados Unidos muestra una mayor adopción de iniciativas de Big Data, tanto a nivel empresarial como público, un liderazgo mundial indiscutible frente al todavía lento avance de Europa. Sin embargo, la distancia puede acortarse en los próximos años gracias a iniciativas de alianza entre el sector público y privado. Existe ya alguna iniciativa en este sentido financiada de forma privada por distintas empresas y de forma pública a través del programa Horizonte 2020. Se trata de combinar la innovación y los nuevos desarrollos tecnológicos propiciados por las universidades y los centros de investigación, con los nuevos modelos de negocio a implantar en las empresas.

Pero, ¿por qué el análisis de los datos se ha convertido en algo tan importante? La respuesta depende del campo de actuación. No obstante, todos ellos tienen un elemento común: la finalidad última es aumentar la eficiencia en el proceso de toma de decisiones. Cada vez es más simple y más barato guardar datos. Esto ha propiciado una transformación de las organizaciones y mercados, y un cambio en los fundamentos de la organización social: la sanidad, la política, la educación, la cultura e incluso los comportamientos individuales y la forma de relacionarnos. En esta nueva etapa, todo, incluso nuestro estado de ánimo, se puede convertir en un formato cuantificado para su tabulación y análisis. Viktor Mayer-Schönberger, profesor de Regulación y Gestión de Internet en la Universidad de Oxford, y Kenneth Cukier, Data editor de la prestigiosa revista ‘The Economist”, mantienen en su ensayo – Big Data. La revolución de los datos masivos – (Turner Publicaciones, 2013), que los datos masivos suponen un drástico cambio de enfoque en la forma de ver el mundo.

Los ejemplos que ilustran la eficacia de los análisis basados en Big Data son innumerables. Muchos de ellos están presentes en nuestras actividades cotidianas, por ejemplo cuando nos comunicamos a través de WhatsApp, a menudo cometemos errores al teclear. Aun así, la propia aplicación es capaz de interpretarnos y sugerirnos el modo correcto de expresarlo. Esta característica basada en la función ‘autocompletar’ de Google, basa sus predicciones en los datos obtenidos a través de las tres mil millones de consultas que se gestionan a diario.

Otro ejemplo es Amazon, pionera en la industria del comercio electrónico, la tercera parte de sus ventas son resultado de su sistema de recomendación y personalización, que se nutre de las rutinas de navegación y compra de sus usuarios. O Netflix, el videoclub on-line más popular, las tres cuartas partes de sus pedidos surgen de las recomendaciones.

En el sector público las aplicaciones de Big Data ya están comenzando a ser utilizadas, por ejemplo, para predecir huracanes en Estados Unidos. En Italia la administración ha comenzado un proyecto para el desarrollo de servicios públicos innovadores en base a los datos registrados. En España, en el campo de salud se está comenzando a invertir, normalmente en colaboración con las universidades y centros de investigación, en el análisis de historias clínicas y predicción de diagnósticos, etc.

Se puede decir que la aplicación de la tecnología Big Data es la base de las estrategias de negocio de cada vez más compañías y que las posibilidades que nos ofrece están tan solo en el inicio.

 

La profesora Natividad Duro es directora de la Cátedra UNED-HUAWEI en Cloud Computing y Big Data.

Dejar respuesta